A mi Mercedes ni te acerques Oso del demonio

Esta vez les ha funcionado los gritos y las voces, pero no sería la primera vez que el animal decide lanzarse a por ellos al sentirse atacado y entonces si que los gritos serían reales.