Activistas por los derechos de los animales se encadenan en una granja y descubren que ha sido todo un error.

Activistas por los derechos de los animales irrumpieron en una granja industrial de patos y en un matadero, encadenándose por sus cuellos a la línea de matanza para detener la muerte de los animales en Petaluma, California.

La línea de sacrificio se reinició, estrangulando a Thomas Chiang (uno de los activistas encadenados). El operador de cámara levantó a Thomas Chiang para quitarle la presión del cuello, hasta que alguien logra parar de nuevo la linea del matadero.

Si te ha gustado, comparte en tus redes sociales...