Aquí no se puede dormir, me marcho…

Te pones a ver la tele y a meter ruido y resulta que no dejas dormir al pobre gato. Atentos a la mirada de entre odio y desprecio que echa el gato a su dueño cuando pasa.

Si te ha gustado, comparte en tus redes sociales...
VER  Sal gatito, vamos sal de debajo de la cama...