Conductor de un Ferrari 458 Spider, se niega a que le pongan una multa.

El Ferrari estaba estacionado en la puerta de un hotel, en zona reservada para el hotel pero por lo visto el coche estaba autorizado a estar y las llaves la tenia el portero del hotel.

La cosa es que el policía le esta poniendo un multa cuando el dueño del coche aparece, se monta en el coche e intenta marcharse lentamente como si con el no fuera la cosa.
Como se puede ver, ademas pisa el pie al policía y esto ya le cabrea cosa mala y es cuando lo saca del coche para detenerlo y se lía parda.

Si te ha gustado, comparte en tus redes sociales...
VER  Tira desde un piso 30, un iPhone XS. ¿Aguantará la caída?