Descenso en bicicleta que pone los pelos de punta

No es el descenso más técnico, pero la pendiente pronunciada, el borde expuesto con vistas al océano y un par de curvas cerradas lo convierten en unos minutos fascinantes. Un camino en el que no puede permitirse cometer un error.