Dos clientas terminan con la paciencia de los camareros y esto es lo que ocurre.

No sabemos el desencadenante de toda la historia, pero lo que esta claro es que estos dos camareros intentan una y otra vez ser educados con estas dos clientes con pinta de petardas. Pero la paciencia tiene un limite amigos…

Si te ha gustado, comparte en tus redes sociales...
VER  Conozco a un pavo que vigila coches por horas...