Esa puerta, esa puerta, ¡ ESA PUERTA !

Lo de lanzarte por una rampa contra una puerta del garaje sin saber patinar, dice mucho sobre la inteligencia de esta pareja de amigas.