Este conductor va tan borracho que no puede ni hablar.

Menos mal que le han podido detener, todo un peligro sobre ruedas. El amigo no es capaz ni de hablar, y se mantiene en pie de milagro (bueno, por estar esposado a un coche).

Si te ha gustado, comparte en tus redes sociales...
VER  Una mujer se despista saliendo del buffet y cae a la piscina.