Este perro y este ganso son amigos inseparables.

La vida hace extraños compañeros de viaje, y esta pareja del vídeo es cuanto menos curiosa. Si encima alguien ha tenido la divertida idea de añadir al ganso un par de brazos, el resultado es genial.