La cuerda no resiste su peso y termina por los suelos.

Son caídas sanas, el fail que vas a poder ver en el vídeo hace gracia (por suerte nadie se hace demasiado daño y no hay que lamentar nada). Los que se deberían llevar una multa son los responsables de la «experiencia» que se ve que no la revisan mucho.