Nunca va a olvidar su cumpleaños.

Y es que con familia así ¿quien necesita enemigos?
Atentos que yo creo que la parten la nariz de tanto apretarla la cabeza contra la tarta. Y no pierdas de vista a la pobre niña que tiene a su lado, va a arrastrar un trauma para el resto de su vida.

Si te ha gustado, comparte en tus redes sociales...