Salto de la muerte contra un microondas.

Nuestro peculiar amigo quiere emular a los luchadores profesionales, y no se le ha ocurrido mejor manera que lanzarse sobre un viejo microondas que ha puesto en el jardín.
Se mete un talegazo que hasta pierde el conocimiento por unos segundos.