Se comió una babosa por un desafío, y muere diez años más tarde.

La sorprendente historia nos traslada a Sydney (Australia), donde ha fallecido Sam Ballard después de pasar 10 años luchando por su vida.

La historia nos remonta a cuando Sam tenía 19 años y se encontraba de fiesta con sus amigos. Una pequeña e «inofensiva» babosa pasaba cerca del grupo de amigos y alguien debió decir ¿quien se atreve a comérsela?

Fue Sam Ballard el que decidió comerse la babosa y empezar un infierno de 10 años que le ha llevado hasta la muerte.

Pasados unos días, Sam empezó a quejarse de dolores en las piernas, en primer lugar se pensó en la esclerosis múltiple (que sufrió el padre de Sam) pero una vez descartada, se llego al diagnostico de que el chico tenia un gusano pulmonar.
La babosa estaba infectada con este gusano que generalmente se encuentra en los roedores (si, en la ratas), y al comer la babosa este parásito había pasado al cuerpo de Sam.

Contrajo meningoencefalitis eosinofílica de la que algunas personas pueden recuperarse, pero Ballard no lo hizo.  Una infección cerebral y más de 400 días de parálisis y de estar en coma.

Casi una década después de que los amigos y la familia lo intentaron todo, Sam Ballard falleció a la edad de 28 años.

Si te ha gustado, comparte en tus redes sociales...