Se le escapa la motosierra y se queda a escasos centímetros de su cara.

Lo de usar la motosierra tiene que ser como cortar jamón, siempre cortar hacia afuera y nunca hacia adentro.

Solo hay que ver lo que le ocurre a este hombre del vídeo, que ha vuelto a nacer y ha salvado su cara por centímetros.