Su padre se enfada y le rompe la PS4 a martillazos.

Me imagino lo que ha ocurrido, a sus padres llamando para que vengan a comer y ellos contestando una y otra vez… «ya voy, un momento que termino la partida».
Y tras 45 minutos de espera, al padre se le han inflado las narices y ha decidido destrozar la consola a martillazos.

Si te ha gustado, comparte en tus redes sociales...
VER  Esto si que es perder la cabeza por un tractor.