Un perro viendo a una ardilla en la televisión, su cara no tiene precio.

Es tanta la calidad de las actuales televisiones, que nuestras mascotas se piensan que los animales que salen son totalmente reales, dando lugar a vídeos tan divertidos como este.