Y menos mal que lleva el flotador.

Con los niños y las piscinas uno tiene que tener los cinco sentidos bien despiertos y no quitar la vista del niño en ningún momento.
Solo tienes que ver a este crío del vídeo que se va a tirar a la piscina con su flotador, pues atento a lo que ocurre.

Si te ha gustado, comparte en tus redes sociales...